Etiquetas

, , , , , , ,

 CASTAÑOS

*Retrato del anciano Francisco Javier Castaños, Capitán General y I Duque de Bailén. (Madrid 1758-1852).

*Autor, Vicente López Portaña, alrededor de 1848.

*Colección del actual Duque de Bailen (Toledo).

Traemos a este espacio necesariamente reservado este retrato magnifico, no tanto por la biografía del general Castaños, sobradamente conocida y sobre la que sí parece que de algún modo se ha producido un reconocimiento a sus innumerables méritos en el campo de batalla, coronados por lograr la primera derrota en campo abierto de los hasta entonces invencibles ejércitos de Bonaparte en la celebérrima batalla de Bailen de 1808, (junto al general suizo Teodoro Reding) y que todos tenemos en la retina gracias al muy conocido cuadro historicista pintado por José Casado del Alisal. Lo hacemos por el tremendo impacto que nos ha producido este lienzo en el que se ha conseguido plasmar, como en pocos de esa época, la inseparable convivencia del personaje y su trayectoria vital.

Un Castaños muy anciano, cinco años antes de fallecer en 1852, se nos presenta como el viejo soldado que fue, héroe de mil batallas y peripecias, que incorpora las más altas distinciones imaginables con un porte todavía altivo. Hablamos probablemente de uno de los generales españoles más laureados de todas las épocas, y así se nos presenta de la mano del maestro Vicente López, con la humildad del que fue y la grandeza de haberlo sido.

Cabe destacar por último, y este dato sobrecoge, que murió a los 94 años de edad en la más absoluta pobreza. Produce vergüenza e indignación como español que un hombre de esta talla y con tal nivel de servicios de armas acabara sus días de este modo.

El General Castaños lleva impuestas sobre su impecable uniforme blanco de Capitán General, cuya guerrera es muy similar a la que llevo en la Batalla de Bailén, las siguientes condecoraciones:

-Orden del Toisón de Oro, collar.

-Real Orden Española de Carlos III, placa.

-Real Orden Americana de Isabel La Católica, placa.

-Orden de San Fernando, placa.

-Orden de San Hermenegildo, placa.

-Orden de la Legión de Honor.

-Medalla de Bailén

Además del Toisón de Oro, del que Castaños no luce collar pero sí un gran vellocino, las veneras de las grandes cruces de Carlos III, San Fernando y San Hermenegildo ocupan su pecho, que es cruzado también por las bandas de las mismas. También ocupa un lugar destacado la medalla de Bailén y el Gran Cordón de la Legión de Honor.

Como curiosidad, señalar que el uniforme y las condecoraciones que luce le fueron prestados para poder posar en el cuadro, ya que los suyos los había donado a la patrona de Bailén, la virgen de Zocueca, en 1823.

La guerrera del uniforme es del Regimiento de África. En 1794, Castaños fue gravemente herido en la cabeza durante la defensa del Monte de San Marcial, frente a los Pirineos durante la guerra contra Francia. Es alcanzado y cae en terreno de difícil acceso, al final de una cuesta muy empinada sus hombres alentados por la fidelidad a su jefe, lo rescatan haciendo una cadena humana y, de esta forma, poder alcanzar la posición del herido. En gratitud a esta acción, Castaños vistió el uniforme del Regimiento de África el resto de sus días.

El general Castaños falleció en Madrid en 1852, siendo enterrado en el Panteón Hombres Ilustres, hasta el año 1963, cuando sus restos fueron trasladados a Bailén y depositados en la Iglesia Parroquial de la Encarnación en su mausoleo original, junto a la virgen de la que fue tan devoto.

Dada la naturaleza de este blog, no hemos podido resistirnos a concluir en este post, sin colocar dos excelentes cuadros sobre la batalla de Bailén. El primero de ellos es el célebre cuadro de Casado del Alisal, “La Rendición de Bailén”, que podéis visitar en el Museo del Prado.

LA_REN~1

El segundo, fue pintado por Agusto Ferrer-Dalmau (nuestro pintor contemporáneo de referencia), en el que precisamente, vemos al Regimiento de África presto para el ataque:

bailen fd

Anuncios