Etiquetas

, , , , , , , ,

Hoy presentamos la medalla de Egipto de Joseph King, soldado del 2º Batallón del Regimiento de Infantería Ligera Duque de Cornualles.

Anverso de la Egypt Medal. Con el pasador "The Nile 1885-86". La medalla de Joseph King.

Anverso de la Egypt Medal. Con el pasador “The Nile 1885-86”. La medalla de Joseph King.

Joseph King nació en la parroquia de San Jorge, en Londres el 5 de noviembre de 1854. El examen médico demostró que estaba bien de salud, que medía 1,75m., de complexión correcta, pelo castaño y ojos azules. Para la fase de instrucción fue enviado a la 32ª Regimiento de Infantería, el 5 de julio de 1878. El 4 de octubre de aquel año, fue trasferido al 46º Regimiento de Infantería, con el que sería destinado a las Bermudas hasta el 15 de febrero de 1880 (un año y 135 días). Y allí empezarían sus problemas, ya que pasó 20 días arrestado por haber estado borracho durante el servicio. De las Bermudas, pasa a Gibraltar, donde se estará hasta el 13 de julio de 1882, en el peñón volverá a hacer de las suyas y una vez más es arrestado por estar bebido durante el servicio, por lo que pasará 25 días a la sombra. Mediante la Reforma de Cadwell, el 7 de julio de 1881 se oficializa la unión del 46º Regimiento junto con el 32º Regimiento, lo que da lugar a la creación del nuevo Regimiento Duke of Cornwall Light Infantry (Regimiento de Infantería Ligera Duque de Cornualles), formando los ex del 46 el 2º Batallón de la nueva unidad.

Serán éstos quienes precisamente serán enviados a Egipto (tras una breve escala en Malta), para sofocar la revuelta de Arabi Pasha (v. post anterior), estando algo más de tres meses en la Tierra de los Faraones. Regresan a la Gran Bretaña entre octubre de 1882 y abril de 1883, pero son llamados de vuelta a Egipto para sofocar el levantamiento de los Mahdistas, pero poco después de llegar, King vuelve a meter la pata, ya que en esta ocasión es arrestado por estar borracho y dormirse en su puesto de guardia, por lo que va a estar en prisión unos cinco meses, entre octubre de 1883 y febrero de 1884. A finales de ese año, el general Wolseley organiza dos columnas para rescatar al general Gordon, sitiado en Jartum. Joseph King es enviado junto a su Batallón en la columna que remonta el Nilo bajo el mando directo de Wolseley. Tras el fracaso de la misión y el regreso a sus cuarteles, va a volver a ser arrestado por estar bebido en acto de servicio, por lo que se pasará 45 días encarcelado entre mayo y junio de 1885. El 4 de agosto de aquel año, regresa al Reino, pasando a ser reservista, hasta 18 de febrero de 1895, cuando es licenciado definitivamente.

Al final de su carrera militar, Joseph King había obtenido las medallas de la Campaña de Egipto y Sudán (con fecha de 1882), con el pasador de “The Nile 1884-85” y la del Khedive.

Reverso de la Egypt Medal de Joseph King.

Reverso de la Egypt Medal de Joseph King.

Un primer vistazo en la biografía de King nos muestra, sin lugar a dudas, que no fue un soldado precisamente ejemplar. Al parecer, desde el inicio de su carrera militar, tuvo serios problemas con el alcohol (una adicción a la que probablemente no se entregaba únicamente estando de servicio). Pero lejos de ser un caso aislado, King nos muestra ser uno de los miles de militares británicos que cayeron en el alcoholismo. La dura vida de la milicia y las pocas opciones de recreo alternativo, estaban entre sus causas. Así, los altos mandos del ejército británico, por un lado se preocuparon por orientar las actividades de recreos hacia hábitos menos perjudiciales para el propio ejército; mientras que por otro lado fomentaba la creación de Sociedades de Abstemios, que premiaban a los oficiales, suboficiales y tropa que se mantenían alejados del alcohol, con un curioso sistema de condecoraciones extraoficiales, normalmente de carácter regimental. Condecoraciones que podían ir desde haberse mantenido sobrio 6 meses, hasta 20 años, o por haber prestado servicios especiales a la asociación. La primera asociación de este tipo apareció en la India en el año 1862, y seis años más tarde se fundaba la primera de la Royal Navy. Ejemplos de estas medallas, se pueden ver en las siguientes webs:

http://www.stewartbooks.com/Temperance_Medal.htm

http://indiannumismatics.com/products.php?id=76

Además, hay que entender lo dura que era la vida del soldado, y que el alcohol podía ser para ellos la única válvula de escape. Los soldados británicos eran jóvenes que apenas habían sobrepasado los 20 años, que alternaban extenuantes campañas (que en el caso de la egipcia incluían marchas por el desierto a más de 45º y luchar contra temibles enemigos, cuando no hacer frente a multitud de enfermedades1), con periodos de gran ociosidad, en los que había muy poco que hacer, más que la instrucción básica. Sus oportunidades de ocio, además, se veían drásticamente reducidas por lo magro de su paga. A los soldados británicos se les conocía popularmente como los “soldier-shilling-a-day” (soldados de un chelín2 al día), una paga paupérrima a la que añadían diariamente (pesos aproximados): medio kilo de pan, medio kilo de carne,  28gr. de té, 70gr. de azúcar, 14gr. de sal y 250gr. de verduras3. El resto de su alimentación y mantenimiento debía de salir de su magra paga. Cabe decir que a diferencia del resto de ejércitos europeos, el británico no funcionaba por conscripción obligatoria, sino que los soldados que se alistaban lo hacían de una manera voluntaria, a principios del siglo XIX lo hacían por un periodo de 21 años; hacía 1880 se rebajó el periodo a 12 años, prorrogables. Así, hemos de tener en cuenta que los jóvenes que se unían al ejército era porque probablemente veían en él la única manera de no morir de inanición en las calles de Londres, Manchester o Glasgow. La inmensa mayoría eran jóvenes sin formación, que veían en el ejército una manera de ganarse la vida y aprender un oficio que les permitiera regresar a la vida civil con alguna posibilidad de ganarse la vida. Pero a base de privaciones y peligros durante muchos años.

Sargento del Regimiento de Cornualles con las condecoraciones de las campañas de Egipto y Sudán. ¿Sería este suboficial el responsable de arrestar al inefable King?

Sargento del Regimiento de Cornualles con las condecoraciones de las campañas de Egipto y Sudán. ¿Sería este suboficial el responsable de arrestar al inefable King?

En los libros y artículos de Historia Militar, parece que solo hay espacio para hablar de héroes, de sus grandes hazañas y de sacrificios que van más allá de lo razonable. Hombres, más o menos corrientes, que en un momento de sus vidas, alentados por sus ideales o empujados por las circunstancias, llevaron a cabo misiones que los llevaron en muchos casos a la muerte, pero en la mayoría de las ocasiones, también a la inmortalidad.

No está de más, que de vez en cuando, recordemos a los otros soldados. En los ejércitos no solo hay sitio para los héroes. La mayor parte de la milicia, está compuesta por una masa anónima, que nunca sale en los libros de Historia, pero que deja su trabajo, su familia, su mundo, para enfundarse un uniforme e irse a combatir lejos de su hogar. Un general británico comentaba que estos soldados eran como ladrillos, que solos no servían para nada, pero juntos hacían altas murallas. Anónimos ladrillos sobre los que se edifican los imperios.

NOTAS:

1 El cólera mató a más soldados británicos que los rusos, en la Guerra de Crimea, por ejemplo.

2 Un chelín es una veintena parte de una libra.

3 WILKINSON-LATHAM, R., 2005. p. 5. En el original, se habla de libras y unzas. La conversión la ha realizado el autor del post.

BIBLIOGRAFÍA:

  • GORDON, L.: British Battles and Medals. Ed. Naval and Military Press Ltd. 7º Edición. Londres, 2011. Versión revisada por John Hayward, Diana Birch y Richard Bishop.
  • WILKINSON-LATHAM, R.: The Sudan Campaign 1881-98. Osprey Publishing. Colección Men-At-Arms nº59. Londres, 2005.
Anuncios