Etiquetas

, ,

Museo de Intendencia y Archivo Histórico Militar de Ávila

Copyright Instituto de Historia y Cultura Militar

Ávila está muy cerca de Madrid y sin embargo yo creo que es la ciudad castellana menos visitada por los madrileños. Es un teoría nada científica y muy mía pero tengo esa sensación. Hacía muchos años que quería volver pero no acababa de hacerlo. Pero por fin he vuelto hace unos días.

La muy antigua ciudad de Ávila y su burgo medieval no es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO por un capricho del azar.

Sus imponentes murallas, un ejemplo único en Europa por su conservación y por mantener completo todo su perímetro amurallado, sus almenas y grandes puertas de acceso, esconden multitud de tesoros. Algunos extremadamente conocidos, otros también de importancia y arraigo como explicaremos a continuación, que merecerían un mayor reconocimiento.

Aquí como en tantas ciudades longevas se escalona y convive lo medieval, lo románico, lo gótico y lo renacentista. Hay ejemplos de todo ello de una gran factura y en un estado de conservación en general francamente bueno.

Desde este Blog nos hemos empeñado en rescatar y dar visibilidad a todo lo que nos parece que debería tenerla. Pasajes, personajes, y como es el caso, edificios cargados de interés, historia y vivencias. Somos humildes buscadores de tesoros, románticos escrutadores de esa gran Almoneda que es España.

El Palacio de Polentinos, también conocido como Solar de Los Contreras, es una verdadera maravilla del siglo XVI que sirvió de Academia del Cuerpo de Intendencia, aunque previamente su denominación fue la de Academia del Cuerpo Administrativo del Ejército (desde 1875 hasta 1911).

Como Academia para oficiales funcionó hasta 1993 cambiando su actividad en esa fecha por la actual de archivo militar y Museo. Desde entonces la especialidad de Intendencia se cursa con AGM de Zaragoza.

Hay que recordar que ya en época de Carlos III, gran impulsor de la modernización de muchas estructuras del Estado incluidas desde luego las de los Ejércitos, se promovió en Ávila el antecedente formal y germinal de la Academia General Militar.

Hablamos de un edifico que por sus dimensiones, no excesivamente monumentales, resulta hasta acogedor y recogido. Una imponente portada plateresca da paso a un patio central y ceremonial de aire italiano, donde mientras fue academia se desarrollaban los actos y formaciones de diario y también de solemnidad.

Como cuerpo especializado dentro del Ejército, esto no significa ni mucho menos que no sea una pieza clave y nuclear del funcionamiento de toda la estructura militar, las plazas que había que cubrir siempre fueron razonablemente limitadas, aunque se vivió un momento de gran demanda coincidiendo con la Guerra de Cuba, Puerto Rico y Filipinas (1895-1898).

La Intendencia militar como decíamos es la responsable organizativa de la definición, fabricación y suministro de una ingente cantidad de elementos formales, de manutención y equipacion, sin los cuales la rueda del Ejército no podría ponerse en marcha. El tener que cubrir tantas y tan diversas cuestiones ha obligado además a desarrollar una serie de oficios y especialidades para promover la autogestión, intentando fabricar desde dentro del propio Ejército todo lo necesario.

Uniformes, equipos, alimentos, utillaje, el complejo y casi inabarcable capitulo logístico, hacen de este cuerpo, muy militar, una amalgama en la que también priman conocimientos de los procesos productivos, industriales y presupuestarios. Es la plaza en la que confluyen gran parte de las necesidades del Ejército.

Todos los oficios y labores artesanales se han dado cita en este gran negociado que tiene algo de orquesta en la que cada uno sabe muy bien cuál es su papel. Bordadoras, sastres, cocineros, panaderos, carniceros, inventores de soluciones prácticas y eficaces. La lista podría ser casi interminable.

Copyright Museo de Intendencia.

Copyright Museo de Intendencia.

Y llegamos al Museo, que podríamos calificar como una selección afortunadísima, con un criterio expositivo claro, fácil de ver, que a diferencia de esa inevitable carga didáctica en la narración de las exposiciones actuales, que tan poco nos gusta, aquí está muy bien resuelta, sin pretensiones, pero con muchas piezas francamente sobresalientes.

Alguna rareza que no desvelamos para promover que se visite, una gran cantidad de maquetas de cocinas y tahonas de campaña, tiendas de campaña, tejidos empleados en las uniformidades de principios de siglo, dioramas con maniquíes con uniformes y un largo etcétera de objetos extremadamente interesantes.

Mantas zamoranas, marmitas, cubiertos, armas, correajes, todo tipo de uniformes, material de laboratorio y clínico…, sables con empuñaduras de nácar, bastones de mando de Palo Santo, Dragonas de gala, banderas de todas las épocas con una calidad de bordado excepcional. Un memorabília en todos los casos de una gran factura y elegida con muy buen gusto.

 

El Sol enmarcado en un laurel, emblema y divisa de la Intendencia, refleja perfectamente el espíritu y objeto de este singular y admirable cuerpo.

Iluminar, abrigar, dar techo y aprovisionar al soldado en las situaciones más cotidianas y también en las más extremas. En la cotidiana vida cuartelaría y en los campos de batalla.

Quiero por último dar las gracias a una íntima y muy querida amiga mía que pertenece a una muy ilustre familia de militares , por invitarme a Ávila y descubrirme esta maravilla tan cercana para ella.

Por todo ello os animamos a visitar este rincón lleno de encanto. Merece mucho la pena.

 

MUSEO DE INTENDENCIA

ARCHIVO GENERAL MILITAR

PALACIO DE POLENTINOS
Vallespín nº 19
(05001 – Ávila)

Tlf: 920352584

archivomilitaravila@et.mde.es

  • Lunes a viernes: de 10:00 a 14:00 horas
  • Sábados, domingos y festivos: de 10:30 a 14:30 y de 16:00 a 19:00 horas
  • Visitas de grupo: Concertando cita previa
  • Entrada gratuita