pascual_zayas_y_chacon

Cuadro del Mariscal José Zayas y Chacon , pintado por Vicente López Portaña. Museo de Bellas Artes de Cuba.

Introducción

La historia ensalza a algunos pero a otros……los relega al olvido. Éste es el caso del Mariscal de Campo Don José Pascual Zayas y Chacón. Considerado como uno de los mejores Generales de División, que España tuvo en la guerra de independencia. Sin embargo la historia de Zayas, es el relato de toda una generación de militares, que se formó y vivió , dentro de los convulsos tiempos de la revolución francesa y las guerra napoleónicas. Por lo tanto, este texto tiene como objeto, no solo indagar en la vida de esta figura excepcional para su tiempo, sino en la trasformación de toda una generación de soldados. En uno de los momentos más trascendentales de la historia de España.

Comienzos (1772-1808)

José Pascual Zayas y Chacón nació en La Habana el 5 de julio de 1772. Criollo por sus orígenes, siempre estuvo muy vinculado a la metrópoli. De familia de hidalgos, tuvo importantísimos contactos con la todopoderosa familia de los O´Really,  quienes tuvieron un fuerte peso en la isla y la Monarquía. Pues hay que recordar, que fue el apoyo del Secretario O´Really y de la Reina , lo que precipitó el ascenso de Godoy, el 4 de marzo de 1794, como Gran ministro de la Monarquía. Probablemente esta relación, permitió al joven Zayas, disponer de contactos, lo que le facilitó su ingreso en  ejército.

Comenzó pronto su carrera militar, siendo nombrado subteniente con quince años. Apenas hay datos de esta época. Solo se sabe que en 1789 pasó al Regimiento de Orán, y durante el terremoto de 1790 , fue herido. Sin embargo, su despegue castrense comenzará durante la Guerra de la Convención, cuando fue nombrado agregado del ejército de Navarra, bajo las órdenes de Don José Ventura Caro. Durante el verano de 1793, destacó en diversas acciones cerca del Bidasoa; situación que le permitió granjearse cierta fama como soldado audaz. Será hecho prisionero y canjeado el 23 de julio de 1793, siendo liberado el 28 de septiembre de 1794. Posteriormente en 1795 será destinado al Segundo Batallón del Regimiento de Asturias. Lo  que  le permitió participar , en la defensa del Ferrol contra los británicos ,el 26 de agosto de 1800.Su destacada actuación en la batalla de Brione, le permitió el ascenso a Capitán de Granaderos, el 22 de mayo de 1801. Después, en 1807, fué nombrado adjunto de su protector O´Really , durante su estancia en Etruria. Para entonces, su fama le precedía, siendo uno de los oficiales seleccionados por La Romana , para su expedición de Dinamarca. Expedición en la que no participó ,por problemas burocráticos. Esto le permitió estar en España, en el momento en que estalló la guerra.

La guerra(1808-1809)

El 2 de mayo, España entró en guerra. Madrid se sublevó, contra la ocupación francesa. El pueblo ante el miedo de la marcha del último infante, Don  Francisco de Paula , reaccionó. El detonante fue un cañonazo contra la multitud, lo  que soliviantó finalmente al pueblo ; iniciando tal como decían los corrillos de la época “ una persecución de cuchillos contra los franceses”. En Alcalá , el pueblo de Madrid se enfrentó a los imperiales, y en el Cuartel de Monteleón, Daoiz y Velarde organizaron el primer núcleo de resistencia contra el invasor. El ejército asombrado, no sabía qué hacer. Algunos Capitanes Generales,  como Solano, fueron asesinados  por la multitud, en Sevilla. En Valencia, Cartagena y La Coruña, los mandos sufrieron el mismo destino. En este caos, con la ruptura de la cadena de mando, muchos oficiales decidieron, de forma personal, tomar la iniciativa y unirse al pueblo. En ese contexto, se vio inmerso el Comandante Zayas.

Zayas  fue destinado a La Plata, a Buenos Aires. Sin embargo, el clima de tensión existente en España, le hizo cambiar de actitud.  De camino a su embarque en la Coruña, al pasar por Valladolid, se unió de forma casual al Capitán General de Castilla “La Vieja” Don Gregorio García de la Cuesta. Éste fue forzado por el alzamiento popular de la Junta de Valladolid, mandada por el magistrado José Antonio Azcárate, a crear un ejército improvisado contra los franceses. Cuesta que tal como admitió a la Suprema “ahora felizmente se ha producido contrario a mis deseos de venganza”, tuvo que reclutar tropas, en contra de todo principio militar. Zayas reorganizó los batallones y dio coherencia a este ejército improvisado. Las circunstancias excepcionales y la escasez de tiempo, hizo que Zayas fuese ascendido a Coronel y Jefe de Estado Mayor. Nombramiento únicamente aprobado por el propio Cuesta,  y sin  el consentimiento de Alto Mando General. Este improvisado ejército sufrió una desastrosa derrota en Cabezón, el 12 de junio. Con un ejército totalmente desmoralizado, en donde batallones enteros se unieron a la guerrilla, Zayas actuó como bandera; logrando aglutinar los restos del ejército. Sugirió pedir ayuda al Ejército de Galicia, dirigido entonces por el General Joaquin Blake y Joyces. Pero con un mando totalmente desacreditado ante las Juntas de Galicia y Castilla y León, el ejército se encontró totalmente dividido. El resultado será, el desastre de Medina de Rioseco, en dónde como decían los partes “ Castilla pasó a manos del enemigo” . Perseguido, de nuevo, Zayas logró dirigir el ejército a Zamora , logrando, tras una audaz maniobra, situarse en la retaguardia del ejército de Bessieres.

garcia_de_la_cuesta

-Capitán General Gregorio García de la Cuesta

Las tensiones en el Alto Estado Mayor, entre Cuesta y Castaños, aumentaron. La notificación de la victoria de Bailén , el 1 de agosto, favoreció su nombramiento definitivo como Coronel, pero le situó como “ hombre de Cuesta” ante sus enemigos. Bailén supuso el ascenso de Castaños , como el hombre fuerte de la Junta Suprema, al mismo tiempo que se precipitó la caída política  de Cuesta. Finalmente se produjo el arresto de Cuesta y la apropiación del Ejército de Castilla, por parte de Castaños. Una extraña maniobra, que contó con el apoyo de mandos como Palafox, Ganuza y las Juntas de Sevilla, Valencia y Murcia.  El destino de Zayas, por lo tanto,  quedó en suspenso y las fuerzas del Ejército de Castilla, unos cinco mil hombres; se incorporaron al Ejército Centro. En septiembre, fruto de las luchas políticas, se aprueba el polémico bando de asociación de fuerzas que están al mando de del Mariscal José Javier Castaños . Una decisión que ratificó la falta de un mando central y las enemistades personales entre algunos generales del ejército. El 23 de octubre la “Grande Armeé” irrumpe en la Península. El Ejército de Castilla, apenas defiende sus posiciones en Logroño, lo que facilita, la disolución de esta fuerza. Como consecuencia, Zayas , como el resto de la oficialidad será enviado a un destino incierto.

El ascenso y la campaña de Extremadura(1809-1810)

En enero de 1809, el ejército español se batía en retirada. Dentro del caos, con una estructura de mando rota y sin recursos, Zayas fue destinado bajo las órdenes de Gregorio Cuesta, con el Ejército de Extremadura; en marzo de 1809. La destrucción del Ejército Centro, en Uclés y de Aragón, en Zaragoza, en Enero, desposeyó a la Junta Suprema de Efectivos importantes. La estrategia hizo que  el Quinto Ejército de Extremadura tomase un protagonismo especial.  Acosado por el cuerpo del Mariscal Victor , tuvo que contener el avance del enemigo.

En estos momentos, Zayas adquiere un protagonismo muy especial. Será nombrado, de nuevo Jefe de Alto Estado mayor y se le otorga el mando de la División de Vanguardia; es decir la unidad de élite de este ejército. En la práctica, Cuesta dirigía el ejército pero Zayas lo gestionó y organizó. En abril realizó una épica retirada  coincidiendo con las derrotas de Medellín, el 28 de marzo y Almonacid , el 11 de agosto .Siendo ascendido a Brigadier, el 8 de abril de 1809.

Según Muñoz Maldonado, su éxito se basó en la contención elástica, mediante ataques puntuales de caballería, apoyados por unidades guerrilleras; que infligían severas pérdidas a las vanguardias francesas. Esto forzó, al ejército de Victor a retirarse, salvando Mérida. Según Maldonado, en Calamonte y Miraldilla” El brigadier Zayas derrotó a una fuerza de 1100 jinetes”. Acciones parecidas realizó cerca de Medellín. Sus agresivas tácticas de contraataque, le granjearon  respeto entre sus subalternos y guerrilleros. Posteriormente, en Talavera,el 28 de julio , volvió a destacar con la División de Refuerzo, al mando de dos batallones de la Guardia.

talavera

-Monumento de la batalla de Talavera

Mientras, la Suprema entraba en crisis. El miedo al estancamiento del proceso constitucional, y la imposición de la formula de Quintana, sobre la propuesta de Jovellanos, forzó a realizar “un cambio adelante muy agresivo” .En un alarde, más de insensatez que de realismo, la Suprema ordenó la creación de un gran ejército de 50.000 hombres , en la Mancha. Como resultado, Zayas fue reasignado al Ejército Centro, bajo el Mando de la División de la Vanguardia. De nuevo, la falta de planificación y el cambio de mando en el último momento, precipitó la crisis. A falta de un par de semanas, fue asignado el General Areizaga como mando supremo del nuevo ejército. La opinión pública estaba atónita y se vaticinaba el desastre ¿ Quien es ese General Areizaga? Preguntaba Lord Howard a Jovellanos. Tras un comienzo prometedor, el ejército fue destruido en Ocaña, el 19 de noviembre.

Tal como indica Toreno, Areizaga fue incapaz de reaccionar, tal como lo  relata “el general estuvo toda la mañana en la torre de una iglesia, paralizado y sin hacer nada”. Zayas, de nuevo reunió los restos del ejército e inició otra épica retirada con 7000 hombres, hasta el Paso de Despeñaperros. Ocaña supuso el desprestigio total del ejército ante la Suprema  iniciándose juicios sumarísimos contra todo los  mandos. Como resultado Areizaga fue condenado y Zayas , así como otros altos mandos como Bassecourt fueron trasladados  a otros destinos ,sin honor de armas.

En enero de 1810 ,  Zayas sin saber lo que le  iba a deparar la vida,  fue readmitido al Ejército de la Izquierda,  en Extremadura. La creación de la nueva estructura de mando, dirigido por el mariscal Blake, fijó a Zayas finalmente  en Cádiz; dentro del Cuarto Ejército de Gibraltar. Ante el fracaso de la  estrategia de ejércitos dispersos de la Suprema, el mando español cambió de planteamiento. Se pasó a fuerzas concentradas y especializadas, en torno al cuerpo de Cádiz. Entre febrero y marzo, se estableció este nuevo armazón militar con dos divisiones de infantería, bajo el mando de Zayas y Lardizabal; y una de caballería bajo el mando del Brigadier Casmiro Loy. De nuevo Zayas adquirió un protagonismo, reorganizando la artillería y vituallas del nuevo ejército. Bajo una preparación muy minuciosa de recursos, Zayas estableció la columna vertebral del mando, supervisando el adiestramiento de tropas; a través de una leva, procedente de la propia isla de León. Así, entre marzo y abril de 1811, realizó diversas acciones de acoso. Durante la incursión en Chiclana , Zayas fracasó, pero en  sesión secreta fue exonerado de toda responsabilidad.

El reconocimiento del soldado: la batalla de Albuera y Sagunto(1810-1812)

El prestigio de Zayas se verá totalmente encumbrado en la batalla de Albuera. Tras la retirada de Massena, de Torres Vedrás en diciembre de 1810, Wellington , ordenó al ejército angloportugués de Beresford, acosar los flancos franceses; atacando Badajoz. La operación necesitaba muchos recursos, por lo que se incorporaron también los efectivos del  5ª Ejército de Extremadura y el 4ª Cuerpo Expedicionario de Cádiz. La marcha del cuerpo expedicionario fue un éxito, no solo en despliegue sino en velocidad. Tras sortear a las avanzadas de Victor en Jerez de la Frontera, las formaciones españolas avanzaron a una sorprendente velocidad por la Sierra de Aracena. En este punto, la sugerencia de Zayas de avanzar sin artillería, favoreció el movimiento. De nuevo, en torno a la división de Vanguardia, Zayas marcó el ritmo de avance del ejército. En cinco días, desde Siete Hermanas las tropas de Blake alcanzaron Fregenal de la Sierra y avanzaban hacia Almendralejo. Este movimiento,  alertó al ejército francés de Sevilla. El mariscal Soult ordenó a la caballería mandada por Latourg –Mabourg, perseguir a las formaciones españolas. En la Albuera, a menos de un día de Badajoz, los ejércitos aliados se enfrentaron  a los imperiales, el 16 de abril. Aquella jornada, fue la más sangrienta de la guerra, ya que entre ambos bandos tuvieron más de 7000 bajas. En el despliegue Zayas de nuevo, mandó la División de Vanguardia con tres batallones de guardias valones e irlandeses. Alineados , en la derecha de la formación aliada, actuaron  como reserva de las divisiones de Lardizabal y Ballesteros; utilizando la escasa dotación de artillería del Quinto Ejército de Castaños.

battle_of_albuera_1811_map

-Plano de la batalla de Albuera

Pero como las formaciones angloportuguesas de Beresford aún estaban separadas de las de Blake, Soult intentó dividirlas, para acabar con un ala primero; y lanzarse sobre el resto. En este aspecto, la resistencia de la infantería española, se volvió fundamental. El primer asalto francés fracasó. Según los informes enviados por el propio Zayas, sus formaciones “ Abrieron un terrible fuego”. Un terrible fuego al que se agregaron las unidades del General Ballesteros , lo que hizo más compacta la línea e impidió el despliegue de los volteadores franceses. El intento de maniobra de cuña de Soult, expuso a las formaciones francesas a sufrir una inicial desventaja posicional. Esto permitió la colocación de las baterías del Quinto Ejército de Extremadura, en puntos estratégicos de la línea. Junto a las posiciones elevadas del arroyo de Nogales  esto facilitó este primer éxito español. El segundo asalto francés, fue el más sangriento, ya  que coincidió con la carga de la caballería mandada por Latourg- Mabourg. Los lanceros polacos rompieron inicialmente las defensas, cogiendo 800 prisioneros y dos banderas. El propio Beresford, estuvo a punto de caer prisionero. Entonces Zayas, desde el flanco derecho , coincidiendo con el contraataque británico, asaltó las posiciones francesas. La llegada de 3000 soldados de refuerzo de Castaños , permitió romper las posiciones imperiales. Cierto que,  el peso del asalto francés,  se dirigió contra el flanco británico, por lo que se expuso mucho. Pero no es menos cierto , que la insistencia de Zayas en rodear el flanco francés, fue uno de los  aspectos del éxito aliado.

La actuación en la Albuera, otorgó a Zayas el rango de Mariscal y desde entonces,  disfrutó de una gran fama  dentro del Ejército y las Cortes. Mientras tanto en Levante, Tarragona cayó el 18 de julio y el Reino de Valencia quedó expuesto. En un acto único de la guerra, Blake fue nombrado Generalísimo de los Ejércitos; siendo enviado a Valencia para defenderla.  De nuevo, bajo el mando de la División de Vanguardia, tomó partida en los combates de levante. Primero en Murcia ,  en la batalla de Pozo del Baul, 12 de agosto y después en Valencia. Fue enviado, por el propio Blake a Valencia para calmar el miedo de las autoridades provinciales y obtener el sometimiento del Capitán General Marques de Palacios. El estallido de un brote de fiebre amarilla en Murcia,  forzó a su división a quedar acantonada en las afueras de la ciudad, cerca de Alaquas. El reino estaba en esos momentos amenazado por el general Suchet,. El cual,  tras tomar Tarragona, se dirigió a Valencia; poniendo bajo asedio la fortaleza de Sagunto. Sin embargo, la brecha abierta el 25 de octubre en sus defensas, forzó a Blake a presentar batalla. El resultado será un desastre para las fuerzas españolas. Zayas , que ocupaba el flanco derecho de la línea española, al ver la desintegración del ejército, por  la persecución de la caballería francesa; contraatacó desde la derecha.  Este arriesgado movimiento permitió al ejército de Blake llegar a la ciudad , mientras las vanguardias francesas eran detenidas. Con solo 3000 hombres y 120 guardias valones , Zayas mantuvo las posiciones en Puzol frente a las experimentadas tropas de los generales Harispe y Habert; unos 7000 hombres. Durante 15 minutos , los guardias valones y los veteranos de Albuera , mantuvieron las posiciones frente a las experimentadas tropas polacas del 1ª del Vistula .Puzol fue arrasada, al igual que Masamagrell y otros pueblos del alrededor. Pero la retirada progresiva de Zayas, salvó de nuevo al ejército español. Tal como indica Suchet en sus memorias “Zayas, el cual había quedado aislado, sostuvo un combate muy porfiado; perdiendo muchos hombres

el_castillo_de_sagunto

-Castillo de Sagunto

Sin embargo el destino de Zayas, quedó atado al cautiverio. El 25 de diciembre, Suchet cruzó el Turia , y tras derrotar al Ejército de Aragón y Murcia, rodeó al resto del ejército español en Valencia . El 9 de enero de 1812 se produce la rendición. El propio Zayas, acude como representante español, y signó la rendición de la Ciudad. Tras esto, marchó al cautiverio en Francia

El Final (1812-1823)

En Francia, permaneció el resto de la guerra hasta que un error  burocrático le dejo libre. Napoleón que en 1813 se apresuró a repeler la amenaza de Prusia y Rusia , intentó llegar  a algún  acuerdo de paz en España. En un intento por acercarse a las cortes españolas  quiso liberar al Conde de Zayas, por ser uno de los hombres de confianza del rey cautivo. Sin embargo, por error, el  Mariscal Zayas fue liberado. Se incorporó  al ejército y participó con éxito en San Marcial. Después de la guerra, pasó al olvido. Hay bastantes indicios que indican,  que defendía las ideas liberales, por lo que fue relegado por Fernando VII, cuando volvió del exilio en Francia, en 1814. Hombre además cercano a otros militares liberales como Blake o Ballesteros, fue una persona cercana  a la Constitución de Cádiz de 1812. En 1823, durante el pronunciamiento de Riego, Zayas,  volvió a ocupar un puesto de relevancia. Apoyó el golpe de Riego de 1820 y en la primavera de ese año,  derrotó a los realistas cerca de Madrid. El 4 de junio de 1823, se le otorga el mando del Distrito de Andalucía. La entrada de los Cien Mil Hijos de San Luis, precipitó la caída del régimen. En una actitud dudosa, según algunos autores por necesidad y otros por oportunismo, se rindió en Málaga a las fuerzas del general Ordenneau.  Murió en Chiclana, mientras esperaba un nuevo barco para cruzar el Atlántico, el 27 de octubre de 1827.

A modo de reflexión…..

Si se habla de Zayas , se trata de toda una generación de militares y políticos  que vivieron  una etapa especialmente convulsa de la historia de España. En Zayas se ven tres aspectos fundamentales, que marcan  a toda esta generación. En primer lugar, la españolidad, nacida de la constitución de la nación, tras el dos de Mayo. En segundo lugar, la revolución surgida del momento. En tercer y último lugar, su carácter americano muy ligado a España, que aparece definida en la Constitución de 1812  como  los “dos hemisferios de la nación española”. Tres aspectos, que configuran el perfil de un militar excepcional, para su época , de gran entrega y de amplio conocimiento militar. Un personaje, que al igual que otros ilustres como Villacampa o Lardizabal , no han tenido el suficiente reconocimiento histórico.

Bibliografía

Conde de Toreno.Queipo de Llano. J. M (1835)  Historia del Levantamiento , Guerra y Revolución en España. Imprenta de Don Tomas Jordán. Madrid

Martin Lanuza.A ( 2012)  Diccionario del Generalato Español: Reinados de  Carlos IV y Fernando VII( 1788-1833).Dykinson

Muñoz Maldonado, J( 1833) Historia Política y Militar de la Guerra de Independencia contra Napoleon Bonaparte(1808-1814). T3, Imprenta de Don José Palacios. Madrid

Suchet, L.G ( 1824) Memorias del Mariscal Suchet sobre su campaña en España.(1808-1814). Prensa Universitaria. Zaragoza.

VVAA (1811) La batalla de Albuera. Imprenta del Estado Mayor General

Fuentes documentales

Carta entre el jefe de Estado Mayor General de Castilla y el Cuerpo de Estado Mayor en relación con la batalla de Rioseco . Archivo Histórico Nacional.

Proclama realizada por Don Gregorio  de la  Cuesta, Capitán General de Castilla la Vieja y presidente de la Chancilleria de Valladolid llamado al pueblo a las armas. Archivo Histórico Nacional

Cedula del Capitán General Don Gregorio de la  Cuesta pidiendo tropas a las Juntas de Galicia y Asturias. Archivo Histórico Nacional

Tratado de unión entre las Juntas de Galicia, Asturias y Castilla y León para hacer frente a la amenaza del enemigo. Archivo Histórico Nacional

Oficio en donde se establece la división de fuerzas en la línea de defensa de Tudela en cuatro ejércitos. Archivo Histórico Nacional. Archivo Histórico Nacional

Real Orden comunicada del Secretario del Despacho de Guerra por las que se participada la victoria que el ejercito angloespañol ha conseguido cerca de Talavera de la Reina y da instrucciones para celebrarla. Archivo Histórico Nacional

Libro copiador de la correspondencia del 4ª Ejército desde 1 de octubre hasta el 31 de agosto 1811. Archivo Histórico Nacional

Parte de Guerra de la expedición de Joaquin Blake a la batalla de Albuera. Archivo Histórico Nacional

Diario de operaciones verificada por el Cuarto Ejército en Extremadura desde el 10 de abril hasta el 22 de junio de 1811

Ejemplar de la Gazeta de Sevilla , en donde se muestra el parte de Suchet redactado tras su victoria en Sagunto, el 25 de octubre, de 1811.

Anuncios