Etiquetas

, , , , ,

vic cross
1 de octubre de 1917. A pesar de contar con tan solo 26 años, Philip Bent ya era Teniente Coronel del aguerrido 9º Batallón del Regimiento de Leicestershire. Unos tipos que estuvieron en muchos de los peores momentos de la Primera Guerra Mundial y que jamás de achicaron, por malas que fueran las circunstancias.

Y muy malas lo eran aquella mañana del 1 de octubre. Los chicos de Leicestershire estaban en medio de la peor fase de la tercera Batalla de Ypres (también conocida como batalla de Passchendaele). La artillería alemana los había estado intentando ablandar desde la madrugada, y su infantería había tratado de asaltar sus trincheras. Si el Teniente Coronel tenía 26 años, imaginaos la edad del resto… Pero los de los Midlands aguantaron, a pulso se habían ganado el sobrenombre de “los tigres”, entre sus compañeros de armas. Y a media mañana recibieron las órdenes de contraatacar. La primera oleada fue un desastre que hubiera desmoralizado a cualquiera. Pero Philip Bent se había propuesto cenar en la trinchera de los Fritz y reunió a los supervivientes y a las compañías de reserva; lo arengó apasionadamente, y encabezó una última oleada. Los de Leicestershire consiguieron su objetivo y expulsaron a los alemanes de sus trincheras, pero el precio en sangre fue muy alto e incluyó la muerte de su Teniente Coronel.

Por esta acción, Philip Bent recibió póstumamente la Cruz Victoria.

El Teniente Coronel Philip Bent, en una de las pocas fotografías que se conservan de él.

El Teniente Coronel Philip Bent, en una de las pocas fotografías que se conservan de él.

Su madre, decidió donar las medallas de su hijo a su escuela, la Ashby Boys’ Grammar, para que las expusieran, dando un buen ejemplo a los alumnos del centro. Durante algunos años, las medallas cumplieron su cometido, pero tras la Segunda Guerra Mundial, el colegio las cedió al Royal Leicestershire Regiment Museum, quienes incapaces de pagar el seguro de tenerlas expuestas, las guardó en una caja de seguridad. De la caja de seguridad del Museo, pasaron a la caja de seguridad de la escuela. Y allí han pasado los últimos 40 años.

La escuela pública británica tampoco ha salido indemne de los recortes presupuestarios. Y la Ashby Boys’ Grammar necesita reparaciones urgentes, entre otras muchas mejores. Así que han decidido poner a la venta las medallas de Bent.

Grupo de sargentos del 5º Batallón de los Leicestershire antes de embarcar hacia el continente.

Grupo de sargentos del 5º Batallón de los Leicestershire antes de embarcar hacia el continente.

Muchas voces se han expresado en contra de esta venta, encabezados por el capitán del regimiento Tim Wilkes, y portavoz de los veteranos que han servido en este laureadísimo Regimiento. Wilkes afirma que es inmoral que las vendan, puesto que se las donaron para que fueran ejemplo y espejo para las futuras generaciones de sus alumnos. Por su parte, Elaine Blunt, representante de los directores de escuela de la zona, indica que las medallas han estado guardadas en un cajón las últimas décadas. Y que la escuela necesita el dinero para la educación de sus pupilos.

Según las fuentes, se considera que en una subasta, las medallas podrían tener un valor de entre 150.000 a 250.000 Libras esterlinas.

¿Qué harías?

 

 

Agradezco a mi amigo Peter Stoddard que me halla planteado este dilema moral y que me mantenga puntualmente informado de la actualidad militar británica.
Para más información:
http://www.pressreader.com/uk/the-daily-telegraph/20160224/281947426921551/TextView

http://ww1tigers.com/index.html

Anuncios