Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

anver 02España, 1931. El régimen monárquico parece insostenible. Tras los fracasos de las dictaduras (o dictablandas) de Primo de Rivera y de Berenguer, el centro de las críticas se dirige a Alfonso XIII. Un buen rey para salir a cazar, conducir bólidos o divertirse; pero un hombre incapaz de resolver los problemas que afronta su país. Tras unas elecciones municipales, los partidos republicanos se imponen en las grandes ciudades (aunque no a nivel global). Los políticos y militares monárquicos, entre deprimidos y desconcertados, no reaccionan o se pasan al lado republicano. Maura, entre otras significativas figuras, recomiendan al Rey abdicar y éste, viéndose prácticamente solo, se marcha al exilio. Primero a París, más adelante a Roma. A seguir con su dolce vita particular.

El 14 de abril se proclama la Segunda República. Como dijo alguien, una República sin republicanos. Aunque en honor a la verdad, debería decirse con pocos republicanos. Y una de las primeras medidas que se toman es la abolición de los símbolos monárquicos -1- . Obviamente, las órdenes y condecoraciones no se salvaron de la reforma (o escabechina). Se suprimieron todas las órdenes excepto la de Isabel la Católica y la Orden Civil de África. Se creó la Orden de la República. En cuanto a las condecoraciones, algunas, simplemente se reformaron, como la orden del Mérito Militar; pero otras muchas, fueron suprimidas. Como las de las campañas de Cuba, Filipinas y Marruecos. Éstas fueron sustituidas por la Medalla de las Campañas de la República. El decreto, de fecha 17 de noviembre de 1931, llevaba la firma del, por entonces Ministro de la Guerra, Manuel Azaña.

Se trata de una condecoración de clase única (la misma para todos los rangos militares), de bronce y un tamaño de 22x31mm, con una corona mural en su parte superior. En el anverso, a una figura alegórica del valor, la rodea la leyenda “La Patria – al Ejército en campaña”. En el reverso, se muestra el escudo republicano y la leyenda “España”. La cinta, amarilla con dos franjas azules, podía llevar la aspa roja en de haber sido herido en combate. La medalla se completaba con pasadores de las campañas de Cuba, Filipinas y Marruecos.

rever 02Las antiguas medallas correspondientes a estas campañas, en un principio, se prohibieron. Pero más adelante, se permitió su uso, modificando todos los elementos monárquicos, como la corona, efigies reales o leyendas. Si bien, una vez ya iniciada la guerra, un Decreto determinó su prohibición definitiva.

En el bando nacional, un decreto de noviembre de 1937, restauró el uso de las antiguas medallas monárquicas y se suprimió la medalla de las Campañas de la República.

 

Notas
-1- Fueron numerosas las medidas que tomó el Gobierno Provisional. Una de las más destacadas fue una profunda reforma del ejército que llevó a cabo Manuel Azaña, a la sazón ministro de la Guerra, la célebre Ley Azaña. No es motivo de este post comentarla, pero no podía menos que citarla. Aunque no puedo resistirme a contar que quien firmó la supresión de la medalla de las Campañas fue el Secretario de Guerra (una suerte de Ministerio del ramo transitorio), el general Germán Gil y Yuste (1866-1948), quien había abandonado el ejército, acogiéndose a la Ley Azaña.

 

Fuente:
PRIETO BARRIO, Antonio: “Las condecoraciones en la Segunda República Española”, en Revista de Historia Militar. Número 117 (2015), pp. 231-288
http://uniformesp.blogspot.com.es/2013/05/medalla-conmemorativa-de-las-campanas.html
http://www.elmundo.es/loc/2014/06/14/5399bf2de2704eeb098b457e.html
Agradecer a Jaume Boguñà su ayuda y comentarios.

Anuncios