Etiquetas

, , , , , , ,

Medalla de Marruecos. En plata para Jefes y oficiales. Anverso.  Fuente: Colección A. Rodríguez Belles

Medalla de Marruecos. En plata para Jefes y oficiales. Anverso. Fuente: Colección A. Rodríguez Belles

La primera versión de la Medalla Militar de Marruecos, en cuyo anverso rezaba la palabra África, causó no pocas confusiones con la Medalla de África de 1912, por ello el Real Decreto del 29 de junio de 1916, se procede a cambiar la palabra que reza en su anverso, que pasa a ser MARRUECOS. Pero en lo esencial, la medalla no cambia en casi nada respecto a su efímera predecesora.

Si bien, en esta ocasión, la condecoración llevará únicamente una cinta verde cinabrio oscuro, independientemente del territorio marroquí en el que se haya servido, admitiendo aspa de herido, cuando corresponda. Así mismo, se limitaron a tres los pasadores oficiales: MELILLA, TETUÁN y LARACHE.

Medalla de Marruecos. Clase de plata para jefes y oficiales. Reverso. Fuente: Colección A. Rodríguez Belles.

Medalla de Marruecos. Clase de plata para jefes y oficiales. Reverso. Fuente: Colección A. Rodríguez Belles.

Esta medalla no admitía duplicación del distintivo. Así, quienes obtuvieren la Medalla del Rif simplemente podían añadir los pasadores de la nueva condecoración, pero no una nueva. Sí que se podía duplicar con la Medalla de África de 1912.

Medalla de Marruecos. Clase de bronce para suboficiales y tropa. Anverso. Fuente: Colección A. Rodríguez Belles.

Medalla de Marruecos. Clase de bronce para suboficiales y tropa. Anverso. Fuente: Colección A. Rodríguez Belles.

Dado que en 1917 se crea la Medalla Militar Individual, para evitar confusiones con esta condecoración, en una fecha tan tardía como el 27 de marzo de 1941 se le cambia el nombre, pasándose a denominar oficialmente “Medalla de Marruecos”.

Cabe tener en cuenta que si el reverso de la medalla no debe ya llevar la fecha de 1909, sí que debe incluir los escudos de España y Melilla, a pesar que en muchas variantes no oficiales el melillense ha desaparecido.  Asimismo, no es raro ver dos pasadores no oficiales, como por ejemplo CEUTA, XAUEN o ALHUCEMAS, entre otros.

Este es el reverso de un curioso pasador no oficial.

Este es el reverso de un curioso pasador no oficial. Fuente: Colección propia.

La industria privada de efectos militares produjo gran variedad de piezas, ajustándose a las posibilidades económicas de la demanda. Para los jefes y oficiales, tanto podían ser de plata, como de metal plateado. En cuanto, a los suboficiales y tropa a las oficiales de bronce, se les podía reducir el precio fabricándolas de antimonio bronceado o troqueladas. No son difíciles de encontrar las medallas conocidas como “Indígenas”, fundidas en los propios cuarteles del Protectorado, y que se distinguen, entre otras cosas, por estar mal recortadas, ya que normalmente la inscripción MARRUECOS queda ligeramente recortada por debajo.

Curioso modelo de los llamados "Indígenas" al que se le ha quedado (o puede que fuera así acuñado) un vistoso color dorado. Fuente: colección propia.

Curioso modelo de los llamados “Indígenas” al que se le ha quedado (o puede que fuera así acuñado) un vistoso color dorado. Fuente: Colección propia.

Finalmente, existe la mítica versión de Castells cuya inscripción del anverso se lee “MARUECOS”. Todas estas versiones podían ir con corona solidaria o móvil y con el rostro de Alfonso XIII con o sin bigote.

Medalla de Marruecos. Variante de Castells. En plata. Anverso. Colección propia.

Medalla de Marruecos. Variante de Castells. En plata. Anverso. Colección propia.

Medalla de Marruecos. Variante de Castells. En plata. Reverso. Colección propia.

Medalla de Marruecos. Variante de Castells. En plata. Reverso. Colección propia.

Para escribir este texto he usado el Compendio Legislativo de las Medallas de África, de Antonio Prieto Barrio. Y he contado con la inestimable colaboración de Antonio Rodríguez Belles.

Anuncios