Etiquetas

, , , , , ,

fachada-Carlos-de-Amberes.-Foto-Luis-Asin

La FCA es una institución privada sin ánimo de lucro fundada en Madrid en 1594 de la mano de Carlos de Amberes, destacado personaje flamenco natural de la ciudad de Brabante.

Lo que inicialmente fue una institución exclusivamente benéfica y religiosa creada para dar asistencia y cobijo a los peregrinos que venían de los Países Bajos, -las diecisiete provincias que en aquel entonces pertenecían a la corona española-, ha derivado en una singular y muy activa institución de carácter exclusivamente cultural.

La fundación inicial contaba con un hospital, bajo la advocación de San Andrés, patrono del Ducado de Borgoña, siendo su nombre oficial el de Real Hospital de San Andrés de los Flamencos.

Después de todo tipo de avatares, desde el reinado de Felipe III como su casi desaparición en 1798 de la mano de una primera desamortización, que afectaba a hospitales y casas de misericordia (de la mano del polémico Godoy), en 1877 promovida por diplomáticos y destacados personajes belgas se inauguró su actual sede en la calle de Claudio Coello, 99 de Madrid coincidiendo con la creación de barrio de Salamanca de la mano de su visionario marqués. Desde entonces su actividad cultural no ha cesado, ostentando el título de la fundación privada más antigua de Europa con más de 400 años de existencia.

Cabe destacar su magnífica biblioteca de más de 4.000 volúmenes y una colección de pintura y otros objetos históricos entre los que destaca el cuadro del Martirio de San Andrés del mismísimo Rubens y un magnífico Raimundo de Madrazo, el retrato del Marqués de Casa Riera, regalado por Fabiola de Mora y Aragón, reina de los belgas.

Martirio de San Andrés, de Rubens.

Martirio de San Andrés, de Rubens.

Como curiosidad también mencionar su famoso órgano armonio obra de Jean B. Fourneaux, proveedor de Napoleón III.

Su marcado carácter europeísta y sus lazos con el entorno de la UE han definido en gran medida la temática de sus exposiciones. De hecho la que a continuación comentaremos tiene el patrocinio del Programa Cultura de la Comisión Europea.

EN NOMBRE DE LA PAZ

La Guerra de Sucesión Española y los Tratados de Madrid, Utrecht, Rastatt y Baden (1713-1715).

A la muerte de Carlos II -El Hechizado- el último Austria español, se produjo un conflicto de intereses que pretendía las posesiones territoriales de este y, en definitiva, definir un nuevo juego de equilibrios políticos y militares en todo el continente. Como consecuencia de ello, hace trescientos años, se firmaron alrededor de veinte tratados multilaterales entre todas las partes en conflicto en las cuatro ciudades antes mencionadas.

Dichas negociaciones que se alargaron hasta el año 1715 sentaron las bases de un nuevo orden de relaciones diplomáticas en Europa y, como consecuencia, de ello en el resto del mundo.

Las guerras siguieron, y seguirán desafortunadamente qué duda cabe, pero por primera vez apareció una segunda vía, un espacio alternativo o al menos paralelo para el debate.

La exposición se detiene y pone el acento en este aspecto tal vez no muy estudiado hasta ahora y que conforma de algún modo el origen de la política exterior de las diplomacias occidentales.

tratado-de-utrecht

A menudo se nos ha explicado la Guerra de Sucesión en España como un mero conflicto interno, casi una guerra civil, motivada por el cambio dinástico de los Austrias a los Borbones, por la supresión de los fueros de la Corona de Aragón o la pérdida de Menorca y Gibraltar a manos de los ingleses. En realidad, y sin dejar de ser esto también, fue un gran conflicto europeo de complejas y duraderas repercusiones, como decíamos antes, no solo motivado por el control del vasto imperio español.

La magnífica exposición de la Fundación Carlos de Amberes ha logrado reunir, creando un recorrido además muy ameno, una magnífica selección de objetos muy diversos y de gran valor histórico. Tapices flamencos de batallas, mapas y cartografía militar del asedio Barcelona de 1713, varios retrasos de muy buena factura de Felipe V y Luis XIV, pertenecientes a la colección de El Prado, magníficos bronces, destacadísimos grabados, el ejemplar original del tratado de Madrid de la Biblioteca Nacional, cuadros de varias batallas.

Una nueva recomendación que nos permitimos haceros y que será la excusa perfecta para conocer esta institución admirable pero poco conocida fuera de Madrid.

Para saber más:

www.fcamberes.org

Anuncios