Etiquetas

, , , , , ,

JUAN FERNÁNDEZ-FLOREZ HUMANES

CORONEL DE ARTILLERIA

-GENERAL HABILITADO POR R.O. DE 29 DE JULIO DE 1907-

(LA HABANA 1848-SC. DE TENERIFE 1908)

fotografía 4

La génesis de la historia qua a continuación voy a contar tiene los ingredientes de un descubrimiento casual, que como tal, se cruza en mi camino de forma totalmente accidental y fortuita. Partiendo de una vieja foto que conservaba guardada en una caja y de la que desconocía su historia y personajes empezó una pequeña investigación que me ha permitido reencontrarme con un lejano antepasado cuya historia desconocía hasta hace tan solo unos días.

Nuestro protagonista, mi tatarabuelo, nace en Cuba en 1848. Sus padres, y en concreto su madre también nacida en Cuba, formaban parte de la extensa colonia de españoles de origen cubano que desarrollaban su vida en la isla. Cuba, con estatus y consideración de provincia, no tanto de colonia, se erigía junto a Puerto Rico y en menor medida la lejana Filipinas, en los tres últimos bastiones del antiguo imperio ultramarino español.

Muy joven, en 1862, se traslada a la península e ingresa con catorce años como Cadete en el entonces “Colegio de Artillería de Segovia”, la actual Academia de Artillería. En 1869 alcanza el despacho de teniente y se incorpora al servicio activo. Después de distintos destinos en otros tantos regimientos artilleros es ascendido a capitán por meritos de guerra (luego veremos la razón) en marzo de 1874. Recala con posterioridad en la entonces muy prestigiosa Real Fábrica de Armas de Toledo hasta 1888, año en el que se casa en la iglesia de San Gines en Madrid. Sus destinos le llevan como a la mayoría de militares a vivir en muchas ciudades. Entre ellas: San Sebastian, Málaga, Ceuta, Baleares, Sevilla y por fin su última plaza como coronel en Santa Cruz de Tenerife, donde fallece en 1908, con el ascenso a general de brigada ya previsto y reseñado en su historial por “R.O., de fecha 29 de julio de 1907” pero del que no pudo tomar posesión al fallecer a los pocos meses, el 26 de enero.

Escudo de artillería. Ha querido la casualidad que su lema sea el título de este blog.

Escudo de artillería. Ha querido la casualidad que su lema sea el título de este blog.

Llama la atención en su hoja de servicios que hemos conseguido por gentileza del magnifico Archivo General Militar de Segovia y de su amable Coronel Director (miembro de la Real Academia  de la Historia), varios destinos y comisiones que ponen de relieve el carácter formativo de los artilleros y su especialidad en todo lo relacionado con la física y la química aplicada a las armas. Aquí cabe destacar que los historiales custodiados en el AGMS recogen con todo lujo de detalles la biografía y la foto vital de sus protagonistas de forma realmente sorprendente y con una precisión narrativa digna de admiración. Por ella incluso sabemos su estatura y que por ejemplo hablaba y traducía el francés con fluidez…

Intervino en una serie de batallas dentro de la III Guerra Carlista (1872-1876) de forma destacada y por las que fue ascendido como decíamos a capitán por méritos de guerra y condecorado tres veces con la medalla al Mérito Militar con distintivo rojo. Dentro de esas operaciones, reseñamos: Sitio de Cádiz y Pamplona y las batallas de Cartagena, Villarreal, Oteiza, donde es ascendido a comandante, también por méritos de guerra, Tafalla, Monte San Cristóbal, Estella, Puente la Reina, Lumbier, San Pedro de Abanto.

Como cargos de importancia hemos confirmado que fue miembro de la Junta Consultiva de Guerra (*), Comandante en Jefe de la Artillería de Tenerife, Director de la Fabrica Pirotécnica Militar de Sevilla, Presidente de la Comisión Mixta Ejercito-Armada, y un ultimo cargo realmente enrevesado y muy técnico, Presidente de la Comisión del estudio telemétrico de las fortificaciones de la Plaza de Mahón. 

Medalla de Benemérito por la Patria.

Medalla de Benemérito por la Patria.

Estaba en posesión de las Cruces de Caballero de Carlos III e Isabel la Católica, Placa y Cruz sencilla de San Hermenegildo, dos Cruces de Primera Clase y una de Tercera del Merito Militar pensionada con distintivo blanco, tres del Merito Militar también de Primera Clase con distintivo rojo en tiempo de guerra, la Medalla de la Batalla de Bilbao, Medalla de Alfonso XII con pasador de la batalla de “Pamplona”, Medalla de la Guerra Civil 1873-1874 con pasador de la batalla de “Cartagena”, de la Jura de Alfonso XIII y la Medalla honorífica de Benemérito por la Patria.

-Combates de San Pedro de Abanto (ascenso a Capitán) 1874.

Batalla desarrollada alrededor de Bilbao durante la III Guerra Carlista entre unidades leales a A-XII, dentro de las cuales estaba nuestro personaje, y los Carlistas.

Estando Bilbao asediada por tropas carlistas se producen una serie de intentos por parte de las unidades alfonsinas para levantar el implacable cerco. El interés estratégico del puerto de Bilbao y la carga simbólica de dicha ciudad para el carlismo hicieron de estos combates uno de los enfrentamientos mas sangrientos de dicha guerra, causando un numero de bajas en ambos bandos que rondaron los 4.500 caídos. Después de sucesivos intentos, con una destacada intervención de la Infantería de Marina alfonsina como unidad de choque y con una feroz cobertura de los regimientos de artillería, el 2 de mayo de 1874 se logra romper el cerco definitivamente.

Orden de Carlos III.

Orden de Carlos III.

-Batalla de Oteiza (ascenso a Comandante) 1874. 

Como en el caso anterior, la batalla de Oteiza tuvo lugar en el marco de la III Guerra Carlista, a mediados de agosto de 1874. En esta ocasión, el objetivo era aprovisionar de víveres y munición la ciudad de Vitoria, que había quedado aislada del resto de territorios liberales. Ante el traslado de un convoy de suministros, el general Domingo Moriones (1823-1881) planeó un ataque de distracción sobre la población navarra de Oteiza, dominada por los carliistas. Dicho ataque se produjo de manera que los defensores apenas tuvieron tiempo de preparar el combate. El empuje e ímpetu de los liberales fue tan arrollador que, a pesar de la tozuda defensa de los partidarios de Carlos VII la posición fue tomada. Sin embargo, la inacción de su caballería provocó que los defensores de la población, temiendo ser copados, la abandonaran, retirándose apresuradamente. La victoria tuvo un alto coste para las tropas liberales, que sufrió 422 frente a las 172 de sus enemigos, lo que muestra la ferocidad del ataque de los hombres de Moriones.

Medalla de Alfonso XII. Otra de las condecoraciones que recibió Juan Fernández-Flores.

Medalla de Alfonso XII. Otra de las condecoraciones que recibió Juan Fernández-Flores.

Un historia como hay otras sin duda pero que no obstante me ha producido una tremenda satisfacción, convirtiéndose desde este mismo momento en uno de mis héroes más cercanos y queridos.

(*) Junta Consultiva de Guerra: Presidida en 1900 por el conocido General Polavieja fue un organismo que asesoraba y reportaba informes técnicos sobre asuntos militares a distintas instancias de la administración civil y militar. Tal vez la concesión de las muy civiles y prestigiosas CIII e ILC le fueron concedidas por pertenecer a dicha junta.

 

Anuncios