Etiquetas

,

-Concedida por diversos meritos al Catedrático de Primera Enseñanza RAIMUNDO DE MIGUEL Y NAVAS (1816-1878).

C3

-Pieza original de la época de Isabel II.

-Detalles de la concesión:

(Texto original custodiado en el Ministerio de Asuntos Exteriores, Archivo histórico de la Cancillería de la Orden).

“Vengo a nombrar Comendador ordinario de la Real y distinguida Orden de C-III a Don Raimundo de Miguel, Catedrático de perfección latina en el Instituto de esta Corte, libre de gastos, en atención al relevante servicio prestado a las letras en la formación y publicación del Diccionario Latino-Español Etimológico, que en su calidad de coautor con el Marqués de Morante, lleva su nombre.

Dado en Palacio a quince de octubre de 1867”.

(Carta a Isabel-II).

“Señora, dígnese V.M., rubricar El Real Decreto de credenciales y a las ordenes, nombrando V.M. Comendador Ordinario de la Real y distinguida Orden de C-III a D. Raimundo de Miguel”

El Ministro de Estado.

Lorenzo Arrazola1

 

BREVES NOTAS BIOGRAFICAS DE RAIMUNDO DE MIGUEL Y NAVAS.

Nació en Belorado (Burgos) el 15 de marzo de 1816 y falleció en Madrid el 27 de marzo de 1878. Contrajo matrimonio con doña Rita de Viguri, matrimonio del que nacieron Gerardo y Casilda de Miguel Viguri.

Estudió Filosofía y Teología en Burgos y en 1838 obtiene el titulo de profesor de Humanidades. Dada su inclinación por la docencia de los más jóvenes en 1861 obtiene la cátedra de Latín y Castellano en el entonces muy prestigioso Instituto San Isidro de Madrid2, como profesor de Retórica y Poética.

Adquirió una gran reputación durante los casi cuarenta años que dedicó a la docencia y a la investigación, conociendo los ambientes literarios de la Corte y a autores como Espronceda, Larra, Mesonero Romanos, Roberto Franssineli. Pero fue la publicación del “Nuevo Diccionario Latino-Español Etimológico” junto al Marqués de Morante3 (1867), lo que le confirmó como un referente a nivel europeo en este ámbito. Hasta esa fecha no existía en lengua española un compendio tan exhaustivo de la antigua lengua de Roma. Conocido desde entonces como el “De Miguel” esta obra sigue siendo un referente para todos aquellos que estudian la etimología de la lengua castellana.

En el año 2001 y promovido por el entonces Secretario de Estado de Cultura, el escritor Luis Alberto de Cuenca, se realizó una reedición facsímil de dicha obra que él mismo prologó.

Raimundo de Miguel completó su obra con al menos otras veinte publicaciones de gran relevancia, entre las que se cuentan traducciones de los grandes autores latinos, así como de sus propias composiciones poéticas.

diccionario-latino-espanol

El motivo de la concesión por parte de la reina Isabel II, a instancias del Ministro de Estado y del propio marqués de Morante de la Encomiendade Carlos III, le vino dada como reconocimiento por la publicación de dicho diccionario (que subvencionó el propio gobierno español y cuya primera edición se imprimió en las entonces inmejorables imprentas de Leipzig, Alemania, donde se desplazó personalmente para supervisar las labores de impresión durante casi un año) y en homenaje a su labor investigadora y docente siempre alrededor de Roma y Grecia.

La Real y Distinguida Orden Española de Carlos III fue fundada por el Rey que le da el nombre en el año 1771, con la finalidad de condecorar a “sujetos beneméritos, afectos a mi persona y que hubiesen acumulado celo y amor a mi servicio”. Ya desde su creación, es la más distinguida condecoración civil que puede ser otorgada en España. Se usó la imagen de la Purísima Concepción al ser a quien invocó Carlos III para conseguir el primogénito que hasta entonces le había sido imposible concebir.

No fue hasta el reinado de Isabel ll, cuando se emprendió la reforma más profunda de la Orden. El Real Decreto de 26 de julio de 1847, estableció su carácter exclusivamente civil. Pero tal vez, uno de los cambios más importantes, fue que a partir de ese momento, fueron los méritos de las personas y no el afecto a la Corona, los que permitían formar parte de la preciada orden. La meritocracia trataba de ganar su espacio, en aquella España que luchaba (literalmente) por ser liberal. La orden se dividió en cuatro grados:

–          Gran Cruz, con placa, banda y venera.

–          Comendador de Número, con placa.

–          Comendador Ordinario, con una cruz de cuello.

–          Caballero, una cruz al pecho.

Don Raimundo de Miguel recibió la encomienda, está catalogada por Pérez-Guerra con el nº 9, y la describe como “una cruz de cuello con los brazos esmaltados en azul con un ribete blanco, en los entrebrazos lises de oro. Centro ovalado con la imagen de la Purísima Concepción, con orla azul, al reverso sobre fondo blanco la cifra real de Carlos III entre los ramos de palma y laurel, orlado en azul la inscripción «Virtuti et merito»”. Sobre el brazo superior, una corona de laurel en oro, normalmente redonda, pero según el fabricante, podía ser más o menos ovalada.

Notas:

1 Lorenzo Arrazola García (Checa, 1795 – Madrid, 1873) fue un político, abogado y catedrático. De origen humilde, consiguió licenciarse en derecho y tras un breve paso por el ejército, luchando por la causa liberal, fue escogido procurador en las Cortes españolas. A partir de ahí, su carrera política fue fulgurante, llegando a ser ministro de Gracia y Justicia, de Estado y de Ultramar en diversas ocasiones; así como Presidente del Consejo de Ministros durante unos meses en 1864. Así mismo, fue miembro y Presidente del Tribunal Supremo y senador vitalicio.

2 Baste citar, entre la nómina de alumnos del centro, a Presidentes del Gobierno, como José Canalejas o Eduardo Dato; a literatos de primera línea, como Vicente Aleixandre, Jacinto Benavente o los hermanos Antonio y Manuel Machado; o científicos, como Juan de la Cierva.

3 Joaquín Gómez de la Cortina, Marqués de Morante (México, 1808 – Madrid, 1868). De pequeño, fue enviado por su familia a estudiar a Madrid. A lo largo de su vida, atesoró multitud de cargos y condecoraciones, como por ejemplo Senador vitalicio, en Rector dela Universidad Central, en “Caballero profeso del hábito de Santiago, Caballero Gran Cruz de la Orden de Carlos III, Gran Cruz de la Real Orden Americana de Isabel la Católica, Catedrático de Derecho y Magistrado del Tribunal Supremo, Catedrático de Derecho Canónico en la Universidad de Alcalá, Presidente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación… Bibliófilo empedernido, su biblioteca personal constaba de más de 120.000 libros. Quiso el destino que allí encontrara la muerte, cuando dio un resbalón desde uno de los peldaños superiores y cayó de cabeza.

Ex Libris del Marqués de Morante

Ex Libris del Marqués de Morante

Anuncios